Conferencia Episcopal

Artículos y entrevistas

 

Ordenación diaconal de Kevin de Jesús Urbina Rodríguez

 

 

La Iglesia en Huesca cuenta desde el domingo 22 de noviembre con un nuevo diácono, Kevin de Jesús Urbina Rodríguez, ordenado en una ceremonia que tuvo lugar en la catedral de Huesca presidida por el obispo, don Julián Ruiz Martorell. Este nicaragüense de 31 años, que ingresó hace cinco en el Seminario Conciliar de la Santa Cruz, ejercerá el diaconado y las funciones inherentes a este con el ánimo de ser “permanentemente diácono” a pesar de que se trate de una condición transitoria hacia el presbiterado.

Los diáconos, como ahora Kevin, sirven al pueblo de Dios en el ministerio de la liturgia, de la Palabra y de la caridad. Es oficio propio del diácono, según le sea asignado, administrar solemnemente el bautismo, reservar y distribuir la eucaristía, asistir al matrimonio y bendecirlo en nombre de la Iglesia, llevar el viático a los moribundos, leer la Sagrada Escritura a los fieles, instruir y exhortar al pueblo, presidir el culto y oración de los fieles, administrar los sacramentales y presidir el rito de los funerales y sepultura.

El obispo se refirió en su homilía a que Kevin se sitúa como “anunciador y testigo del Reino de Dios” y “servidor especialmente de aquellos con los que se identifica Jesucristo: hambrientos, sedientos, forasteros, desnudos, enfermos, encarcelados”. Dio “un paso decisivo hacia el sacerdocio” como “permanente servidor”. “Haz de hacer tuyas las cualidades del buen pastor”, le señaló, “y serás servidor de la mesa, estrecho colaborador del obispo y proclamarás la Noticia. Serás servidor de la Palabra, del altar y de la caridad”.

La ordenación se pudo seguir a través de la página de Facebook del Seminario y a su término Kevin de Jesús Urbina dio las gracias a las personas que acudieron al templo y a quienes le acompañaron desde Nicaragua, así como al obispo y a los que le han arropado durante su formación vocacional. “La vida en Cristo es de tal riqueza que ninguna vocación puede reflejar su totalidad. Ninguna la agota y reflejamos el rostro de Jesucristo desde la complementariedad. Confío en el Señor para llevarla y cuento con cada uno de vosotros, con en que este sí que he dado al Señor sea testimonio para que todos descubramos que es posible decir sí a Dios”, dijo.

 

Huesca, 22 de noviembre de 2020

Ir al índice de artículos y entrevistas del curso 2020-2021

 

Obispado de Huesca - Plaza Catedral 8 - 22002 Huesca

 

mapa     callejero              Teléfono 974221027 - Fax 974220679                  Aviso legal