Conferencia Episcopal

Artículos y entrevistas

 

BBVA cede las tablas de San Orencio y Santa Paciencia al Museo Diocesano de Huesca

 

 

Las tablas “San Orencio” y “Santa Paciencia”, propiedad de BBVA, se encuentran depositadas en las salas del Museo Diocesano de Huesca desde el pasado viernes 9 de octubre tras el acuerdo alcanzado por la entidad y el Obispado de Huesca por el que las cede en depósito temporal.
Estas dos tablas formaron parte del retablo mayor del primitivo templo gótico de san Lorenzo de la ciudad de Huesca que fue reemplazado por el retablo actual, para la nueva iglesia barroca que se construyó entre 1608 y 1625.

Del conjunto del retablo de finales del siglo XV únicamente se conservan estas dos tablas dedicadas a san Orencio y santa Paciencia padres de san Lorenzo pertenecientes a la Colección BBVA y otras dos de pequeño formato con escenas del Lavatorio de Pilatos y el Ecce Homo pertenecientes a la basílica de san Lorenzo y que se exponen en el Museo Diocesano de Huesca.

Permanecieron en la basílica de san Lorenzo hasta 1910, guardándose en la antesacristía, un año después estaban en posesión de la duquesa de Parcent y sus herederos las pusieron en venta en 1979, junto a otras obras que poseían en la finca de El Quexigal en Cebreros (Ávila). Fueron adquiridas en una subasta por el Banco de Huesca quien las expuso en el vestíbulo de su sede en Huesca en el Coso Alto y  al ser absorbido por el Banco de Bilbao estas dos tablas fueron trasladadas a su sede de Huesca en la calle Zaragoza donde han permanecido expuestas hasta 2018 que fueron trasladas al taller de restauración de arte  de BBVA en Madrid.

Al remodelar su sede bancaria, y con el deseo de que estas dos tablas tan oscenses por su advocación como por su origen,  los responsables de la Colección del Banco ofertaron al Museo Diocesano la cesión en depósito de ambas obras, que tras las negociaciones oportunas se firmó el contrato de comodato entre BBVA y el Obispado de Huesca el pasado día 11 de agosto de 2020.

El Museo Diocesano agradece a BBVA esta iniciativa, ya que mediante esta cesión en depósito se incrementa la exposición de pintura del siglo XV expuesta en la Sala Gótica del Museo Diocesano, y así los oscenses tienen la oportunidad de apreciar los tesoros culturales que a lo largo del tiempo han enriquecido los sentimientos religiosos a nuestros santos oscenses.

Esta será la primera vez que se reunificarán las únicas cuatro tablas que se conservan hoy en día del retablo original.
Esperemos que podamos superar esta epidemia del Covid-19 que nos crea tantos problemas sanitarios y que obstaculiza agendas y programas,  y más adelante podamos realizar jornadas de puertas abiertas para contemplar estas obras.

Estas obras están atribuidas al pintor Pedro Díaz de Oviedo, quien las elaboraría entre 1497 y 1500 y que está documentado en Huesca en 1498  cuando estaba dorando  algunas claves de las bóvedas de la catedral de Huesca, entre otras la mayor dedicada al obispo de la época don Juan de Aragón y Navarra.

Es de destacar que estas dos tablas, aunque aparentemente tenían un buen estado, sin embargo para garantizar mejor su conservación han sido sometidas recientemente a una rigurosa restauración tanto en la policromía como en el soporte y parte posterior de las tablas, que tenían serias deficiencias, decisión que fue tomada por el BBVA con el fin de que esta cesión en depósito no cree dificultades al Museo Diocesano al ser expuestas.

Estas dos tablas fueron expuestas en “Signos”, Arte y Cultura en el Alto Aragón Medieval, en la sala de la Diputación Provincial de Huesca en 1993 y con estudio adjunto de la catedrática Mª Carmen Lacarra.

Descripción e iconografía: San Orencio

San Orencio, padre de san Lorenzo aparece como un noble caballero sentado en un rico trono, con una elegante indumentaria de variado cromatismo y pliegues acartonados, con una palma florida en su mano derecha. A ambos lados del trono dos ángeles con libros abiertos en sus manos solemnizan la composición junto a 16 figuras de profetas que embellecen el sitial. Todo este relato quiere resaltar la fuerza y belleza del bien frente al mal simbolizado por un demonio maniatado en la parte inferior de un lado del trono.
Esta pieza de óleo sobre tabla tiene unas dimensiones de 146 x 114 cm.

Santa Paciencia

Santa Paciencia, madre de san Lorenzo, es otra pintura paralela a la de san Orencio, óleo sobre tabla de 157 x 114 cm La santa está entronizada en un rico sitial destacando su dignidad, aparece leyendo un libro litúrgico manifestando un semblante de oración. En este caso quienes acompañan a ambos lados son los santos diáconos Vicente y Esteban que portan en su mano derecha la palma del martirio y en la otra los símbolos del mismo, la rueda de molino y las piedras con que murió lapidado. En los laterales del trono se van encaramando 14 angelotes desnudos o “putti” que manifiestan la influencia del arte italiano en Pedro Díaz de Oviedo con la representación anatómica.


Huesca, 13 de octubre de 2020

Ir al índice de artículos y entrevistas del curso 2020-2021

 

Obispado de Huesca - Plaza Catedral 8 - 22002 Huesca

 

mapa     callejero              Teléfono 974221027 - Fax 974220679                  Aviso legal