Conferencia Episcopal

Artículos y entrevistas

 

Solemnidad del santo Cristo de los Milagros

 

 

Sin peregrinos y con el aforo limitado, pero con la misma devoción de siglos. Este sábado 12 de septiembre, Solemnidad del santo Cristo de los Milagros, la catedral de Huesca ha venerado la imagen que, como si se hubiesen unido las dos situaciones en una línea temporal de más de 500 años, libró a la ciudad de una epidemia como ahora se combaten los efectos del covid-19. La santa misa de las 8.00 h. ha estado presidida por el obispo de la diócesis de Huesca, don Julián Ruiz Martorell, y la imagen ha salido en procesión por el interior del templo y en manos de los cofrades del santo Cristo de los Milagros y san Lorenzo Mártir con su prior, Félix Paraíso, a la cabeza.

Aquel 12 de septiembre de 1497, el Santo Cristo de los Milagros que se custodia en su capilla de la santa iglesia catedral, salió en procesión por la ciudad y cesó la mortandad por la peste que sufría cuando sudó y brotaron gotas de agua. De vuelta al presente, los fieles debían recoger unas invitaciones para poder asistir a la primera celebración del día que se agotaron en dos días por el aforo limitado a cien personas. A la entrada, controlada por una empresa privada de seguridad, se ha tomado la temperatura a los asistentes y, una vez dentro, han debido ocupar las plazas asignadas para que se mantuviesen las distancias de seguridad, con la mascarilla de seguridad puesta en todo momento salvo al recibir la Sagrada Comunión.

La misa, retransmitida en directo por Huesca Televisión, se ha iniciado en la capilla del santo Cristo, desde donde se ha conducido la imagen en procesión hasta el altar mayor, donde ha permanecido durante toda la jornada y hasta el final de la celebración de las 20.00 h. Durante su homilía, el obispo se ha referido a que “el santo Cristo nos dice esta mañana ‘paz a vosotros. No os alarméis. No tengáis miedo, soy Yo en persona”. Acudimos “para contemplar y orar en su presencia y agradecemos que se dignase manifestar en esta ciudad un signo de bondad y de su poder en medio de las aflicciones cuando nuestra ciudad se encontraba asolada por la peste. Hoy esta catedral también se convierte en casa de oración”.

Don Julián Ruiz Martorell ha invitado a los fieles a abrir el corazón a la persona de Cristo, a los hechos y palabras del Señor, a la Buena Nueva siguiendo la liturgia de la Palabra, al Evangelio de Cristo”, y según las enseñanzas de san Pablo. El prior de la cofradía, Félix Paraíso, ha agradecido la buena respuesta de los asistentes en un año en el que la organización de la Novena al santo Cristo de los Milagros, que ha tenido lugar entre el 4 y el 12 de septiembre, ha estado completamente afectada por las circunstancias. “Al final de cada misa se ha ventilado la catedral y se han desinfectado los bancos, con varios espacios de salida para evitar aglomeraciones. Ha sido un año atípico, en el que pensar cómo hacerlo para cumplir con las normas, y todos se han comportado de manera ejemplar”, ha valorado Paraíso.

Marisa, que acude todos los años a la celebración acompañando a su hermana Carmen, indicaba que “hemos querido venir porque es una devoción de toda la vida en la familia y no queríamos perdernos nada. En cuanto supimos que las invitaciones estaban disponibles nos dimos prisa, y la verdad es que una vez en la misa no hemos notado tanta diferencia con otras ocasiones”.


Huesca, 12 de septiembre de 2020

Ir al índice de artículos y entrevistas del curso 2020-2021

 

Obispado de Huesca - Plaza Catedral 8 - 22002 Huesca

 

mapa     callejero              Teléfono 974221027 - Fax 974220679                  Aviso legal