Conferencia Episcopal

Artículos y entrevistas

 

Pregón de la Semana Santa de Huesca 2018 a cargo de don Juan José Omella

 

 

El cardenal arzobispo de Barcelona, don Juan José Omella, invitó a los oscenses a “amar más y más a Jesucristo” en el pregón con el que este viernes 23 de marzo comenzó la Semana Santa. El que fuera administrador apostólico de la diócesis de Huesca entre 2001 y 2003, desde el fallecimiento de monseñor Javier Osés hasta el nombramiento como obispo de don Jesús Sanz, congregó a numerosos oscenses en la iglesia de santo Domingo y san Martín, a la que llegó acompañado por los obispos de Huesca y de Jaca, don Julián Ruiz, y de Barbastro-Monzón, don Ángel Pérez.

Realizó la presentación el párroco de santo Domingo y san Martín y prior de la archicofradía de la Santísima Vera Cruz, Fernando Altemir, y quien relató su primer encuentro con Omella, hace 30 años y durante unos ejercicios espirituales. Repasó su biografía; el actual cardenal arzobispo de Barcelona, nacido en Cretas (Teruel) el 21 de abril de 1946, fue obispo auxiliar de Zaragoza, obispo de Barbastro-Monzón y Obispo de Calahorra y La Calzada-Logroño. El 6 de noviembre de 2015 fue nombrado arzobispo de Barcelona por el papa Francisco, de quien recibió asimismo la birreta cardenalicia el 28 de junio de 2017.

En su intervención, Omella recalcó la importancia de la búsqueda del amor, de la belleza y la verdad y ensalzó los valores de la familia y la juventud. Comenzó con un cariñoso recuerdo a don Javier Osés, “que era para todos un amigo y un padre. Le recuerdo mucho y a veces le rezo pidiéndole que interceda por mi ministerio ante el Señor”.

Reflexionó sobre que “un pregonero de la Semana Santa es el que anuncia con convicción profunda aquello que sale de sus labios y ha visto y tocado, si no es un charlatán. Solo pretendo hablaros de Jesucristo, el gran tesoro de nuestra vida de cristianos. Que os dejéis transformar por su presencia amorosa y su doctrina salvadora”.

“Estos días gritamos, con nuestra fe amorosa, nuestros cantos y sonidos, con las procesiones en silencio y la liturgia en nuestras iglesias, que la belleza que salva al mundo es el amor de Cristo, que le llevó a salvarnos y a abrirnos las puertas del Cielo”, añadió Omella. Son nuestras malas acciones “las que han hecho sufrir a nuestro Señor Jesucristo los suplicios de la cruz y le exponen a pública infamia. Nuestro crimen es mayor que el de los judíos; de haberlo conocido, ellos no lo habrían crucificado jamás. Nosotros le conocemos y le crucificamos con nuestros pecados”.

Tras el pregón se realizaron dos homenajes, uno a Antonio Bonet y otro al fallecido Antonio Viñuales. Además, la archicofradía entregó un recuerdo a don Juan José Omella y se cerró el acto con un concierto a cargo de la Coral Oscense y Petronila Consort, dirigidos por Conrado Betrán. El grupo de tambores y bombos de la cofradía salesiana del Santo Cáliz realizó su primera actuación de esta Semana Santa antes del inicio del acto y llegó hasta las puertas de la iglesia de santo Domingo y san Martín.

PREGÓN

GALERÍA DE FOTOS

 

Huesca, 23 de marzo de 2018

Ir al índice de artículos y entrevistas del curso 2017/2018

 

Obispado de Huesca - Plaza Catedral 8 - 22002 Huesca

 

mapa     callejero              Teléfono 974221027 - Fax 974220679                  Aviso legal