Conferencia Episcopal

Artículos y entrevistas

 

La diócesis de Huesca entrega en depósito las reliquias de los Santos Niños Justo y Pastor a la de Alcalá de Henares

 

 

Las reliquias de los Santos Niños Justo y Pastor ya se encuentran en la diócesis de Alcalá de Henares después de la celebración litúrgica de despedida que ha tenido lugar esta mañana en la iglesia de san Pedro el Viejo y que ha presidido el obispo de nuestra diócesis, don Julián Ruiz. Con él ha estado presente el vicario general de la diócesis de Alcalá de Henares, don Florentino Rueda. La llegada de las arcas con las reliquias a la parroquia de la Asunción de Nuestra Señora en Meco estaba prevista a las 19.00 horas.

Alcalá celebra el 450 aniversario de la reversión de las reliquias de los Santos Niños Justo y Pastor, y con tal motivo han organizado unas celebraciones litúrgicas entre los días 6 y 19 de este mes de marzo con la presencia de las dos arcas con sus reliquias.  A la vuelta, el 19 de marzo, serán colocadas de nuevo en su capilla de san Pedro el Viejo. Las dos arcas se han transportado en un vehículo especial con los escudos de ambas diócesis y preparado para la ocasión.

Esta mañana se ha celebrado la entrega en depósito de las reliquias a la diócesis de Alcalá de Henares. Durante su homilía, el obispo de Huesca se ha referido a que el martirio de los Santos Niños “manifiesta el poder de Dios” y que “hacen de su fragilidad su testimonio” puesto que “ningún sufrimiento es invisible a los ojos de Dios. El ejemplo de Justo y Pastor nos indica que los cristianos debemos encontrarnos siempre como “perseguidos, humildes, subyugados por la verdad y honestos”.

Ambas diócesis, calificadas por don Julián Ruiz como “hermanas”, han celebrado “un día de compartir lo esencial y la esperanza”. El obispo ha deseado que en las celebraciones que, desde esta tarde y hasta el lunes 19 de marzo, tienen lugar en varias localidades madrileñas, “se esparza la semilla del Evangelio”.

Justo y Pastor fueron dos mártires hispanorromanos ejecutados en Alcalá de Henares (entonces Complutum) por orden del prefecto de la ciudad, Daciano, durante la persecución de Diocleciano y por negarse a abjurar del cristianismo. En el siglo VIII, tras la invasión musulmana, el miedo a que sus restos fuesen profanados hizo que fuesen trasladados a Huesca por san Úrbez, quien fue sepultado junto a las reliquias en el valle de Nocito.

Pasaron después a la iglesia del monasterio de san Pedro el Viejo de Huesca y, en 1567, san Pío V promulgó una bula papal en la que ordenaba que se trasladasen parte de las reliquias a Alcalá de Henares, ciudad de su cuna y martirio. Otro parte se halla en Narbona (Francia). Su fiesta se celebra el día 6 de agosto.

 

Huesca, 6 de marzo de 2018

Ir al índice de artículos y entrevistas del curso 2017/2018

 

Obispado de Huesca - Plaza Catedral 8 - 22002 Huesca

 

mapa     callejero              Teléfono 974221027 - Fax 974220679                  Aviso legal