Conferencia Episcopal

Artículos y entrevistas

 

La tragedia del aborto y el compromiso con la vida

 

Es ya hombre aquél que lo será (Tertuliano, s. II-III, d.C.)

 

Una dignidad inconmensurable

El ser humano es una misteriosa unidad entre aspectos biológicos y biográficos, entre naturaleza y cultura, entre genética y libertad, entre inmanencia y trascendencia. Aún en la mayor deficiencia reside en él una dignidad inconmensurable. Una institución de un país de tradición laica, como es el Comité Consultivo Nacional de Ética francés, plantea que el embrión humano desde la fecundación pertenece al orden del ser y no del tener de la persona, no de la cosa o del animal. Debería ser considerado éticamente como un sujeto en potencia, como una alteralidad de la que no se puede disponer y cuya dignidad señala los límites de poder o dominio por parte de otros. La naturaleza del ser humano desde su concepción hasta su muerte no es sólo una hipótesis, sino una evidencia experimental.

 

La nueva ley

Desde el 5 de julio de este año no se requiere ninguna justificación legal para abortar durante las catorce primeras semanas de la gestación, en mujeres mayores de 16 años, sin que tengan que informar a sus padres, si alegan que puedan ser coaccionadas. Me gustaría saber en qué se fundamentan para afirmar que dejar tan dramática decisión en manos de una adolescente aterrada y confusa es lo mejor para ella.

 

Los profesionales sanitarios

Otro hecho que agrava la situación, aún más si cabe, es que se plantea en la formación de los médicos y en enfermería la teoría y práctica del aborto. La medicina es un servicio a la fragilidad y nunca el de procurar la destrucción de una vida en camino. Por otra parte, aunque en esa ley se contempla de forma expresa el derecho a ejercer la objeción de conciencia de los profesionales sanitarios, ya se están confeccionado por parte de algunas comunidades autónomas una lista de objetores. La objeción de conciencia es un derecho que recoge el artículo 16.1 de la Constitución española, amén de lo afirmado por la Comisión Central de Ética y Deontología Médica.

 

Más allá de ideologías

Parece que los creyentes y de derechas han de ser contrarios al aborto, mientras los no creyentes y de izquierdas son naturalmente favorables. Nada más lejos de la realidad. Personas de la izquierda consideran el aborto como una contradicción para cualquier persona que se plantee desde una mínima conciencia histórica, como dice un concejal socialista sevillano. Considera que desde la izquierda es una profunda contradicción la forma y el contenido de la nueva ley, ya que institucionaliza el aborto como un derecho, amén de que añade como el aborto no es progresista sino reaccionario. ¿Dónde está la sensibilidad, la compasión y la solidaridad hacia los más débiles, la defensa de la vida cuando se apoya el aborto?

 

Apoyar a las madres

¿Podré rehacer mi vida y ser feliz con un hijo que no deseo? Es una pregunta que legítimamente muchas mujeres se hacen ante ese trance. Y frente a estas preguntas la mujer está sola. El drama es la soledad, porque resulta difícil encontrar alguien dispuesto a dar un minuto de verdadera compañía humana ante las circunstancias tan duras y difíciles que hay que afrontar. Precisamente esta ley lo que hace es meter la cabeza en la tierra como el avestruz y quitarnos “el problema” de en medio, por la vía rápida y traumática,solucionando aparentemente el problema por el eslabón más débil, como siempre. Sin embargo, el Estado debe promover subsidiariamente, apoyar y potenciar todas las iniciativas que presten ayuda, de tipo psicológico y material, a mujeres y familias en estas situaciones desesperadas y ampliar y hacer más eficaces los cauces de acogida y de adopción, como Red Madre y otras asociaciones que apoyan a las madres en dificultad.

Miguel Marigil Gómez, médico

 

 

 

28.10.2010

 

Ir al índice de artículos y entrevistas del curso 2010/2011

 

Obispado de Huesca - Plaza Catedral 8 - 22002 Huesca

 

mapa     callejero              Teléfono 974221027 - Fax 974220679                  Aviso legal