Conferencia Episcopal

Comentario del Evangelio

 

Mucho más que pan que sacia

 

 

Juan 6, 1-15

... estaba cerca la Pascua, la fiesta de los judíos. Jesús entonces levantó los ojos y, al ver que acudía mucha gente, dice a Felipe: «¿Con qué compraremos panes para que coman estos?».

Lo decía para probarlo, pues bien sabía él lo que iba a hacer.

Felipe le contestó: «Doscientos denarios de pan no bastan para que a cada uno le toque un pedazo».

Uno de sus discípulos, Andrés, el hermano de Simón Pedro, le dice:

«Aquí hay un muchacho que tiene cinco panes de cebada y dos peces; pero ¿qué es eso para tantos?».

Jesús dijo: «Decid a la gente que se siente en el suelo».

Había mucha hierba en aquel sitio. Se sentaron; solo los hombres eran unos cinco mil. Jesús tomó los panes, dijo la acción de gracias y los repartió a los que estaban sentados, y lo mismo todo lo que quisieron del pescado.

Cuando se saciaron, dice a sus discípulos: «Recoged los pedazos que han sobrado; que nada se pierda».

Los recogieron y llenaron doce canastos con los pedazos de los cinco panes de cebada que sobraron a los que habían comido. La gente entonces, al ver el signo que había hecho, decía: «Este es verdaderamente el Profeta que va a venir al mundo».

Jesús, sabiendo que iban a llevárselo para proclamarlo rey, se retiró otra vez a la montaña él solo.

 

Comentario:

La mirada de Jesús

El ver de Jesús no es como nuestro ver. Cuando Jesús mira ve la realidad completa de la persona, sus necesidades más superficiales y las más íntimas. Este evangelio va a comenzar con un ver de Jesús. Por fin, Jesús había encontrado un poco de reposo con sus discípulos, pero su “ver”, que es el “ver” de Dios, le impide aislarse de la realidad, por eso levanta la vista y ve que allí en lo alto de la montaña, ya había acudido mucha gente que les estaba rodeando y que estaban necesitados.

¿Hay que hacer lo correcto o lo cómodo?

Jesús empieza preguntando a los suyos qué hacer ante esta situación. Una multitud, en la cima de una montaña, muchos hambrientos. ¿Qué hacemos? ¿Cómo les damos de comer? No hay que olvidar que Jesús aprovecha cada ocasión para enseñar a los suyos. También lo va a hacer en esta ocasión. Si bien la respuesta de Felipe es poco esperanzadora: “Señor es imposible alimentar a esta multitud, ni con una gran cantidad de dinero podríamos hacerlo”. A lo mejor, la respuesta que Jesús esperaba era algo parecido a esto: “Señor esta multitud necesita comer, vamos a compartir la poca comida que tenemos, pero esta gente también está necesitada de tu palabra”. El alimento material será importante, pero no lo será todo. De hecho hay un detalle interesante que nos remite al significado profundo de esta multiplicación: cuando Jesús toma los panes pronuncia sobre ellos la acción de gracias. El verbo griego aquí utilizado es “eucharisteo”, que literalmente significa “dar gracias”, de aquí proviene nuestro término “eucaristía”. Jesús está anticipando con este gesto esta realidad: el pan verdadero, el pan que sacia el hambre completa del hombre es el propio Jesús, su palabra, su propio cuerpo.

El verdadero pan

El resultado de esta escena es aparentemente satisfactorio, todo el mundo ha podido comer, incluso hasta saciarse. No sabemos, sin embargo, si la multitud que presenció el signo alcanzó a comprender el significado profundo del mismo. Sí que nos constata el evangelista la admiración de la gente ante Jesús por esta multiplicación. Decían que era un profeta y querían hacerlo rey. Jesús entonces se marcha, se retira, no quiere que le hagan rey. Este detalle que aparece al final del evangelio quizás nos ayude a afirmar que no, que no han entendido bien lo que ha hecho Jesús. Si le quieren proclamar rey es porque les ha dado de comer y ha resuelto sus necesidades materiales pero Jesús no quiere esa corona. Solo él es el verdadero pan de vida.

 

Rubén Ruiz Silleras.

 

 

Domingo XVII del Tiempo Ordinario, ciclo B.

29 de julio de 2018.

 

Ir a índice de comentarios de este año litúrgico

 

Obispado de Huesca - Plaza Catedral 8 - 22002 Huesca

 

mapa     callejero              Teléfono 974221027 - Fax 974220679                  Aviso legal